Mis amigos

domingo, 25 de enero de 2015

BUNT CAKE DE LECHE CONDENSADA Y NARANJA

Aún estoy a tiempo de invitaros a compartir conmigo la merienda, acompañada de un delicioso café.



Este bizcocho tiene el aroma inconfundible de la naranja y la esponjosidad que le da la leche condensada. Todo ello, bañado con un glaseado de naranja, hacen de él un bocado exquisito y digno de repetición. ¡Qué os voy a contar que voy por el tercer trozo en menos de una hora!.




Os cuento ahora mismo cómo hacerlo para que no perdáis tiempo en disfrutarlo.


INGREDIENTES

220 g mantequilla sin sal
200 g de harina (yo utilicé la especial para bizcochos)
240 g de leche condensada
4 huevos medianos
100 g azúcar
1 cucharadita de polvo de hornear (Royal)
½ cucharadita de sal
2 cucharadas de zumo de naranja
2 cucharadas de ralladura de naranja

Para el glaseado:

250 g azúcar glas
4 cucharadas de zumo de naranja
4 cucharadas de leche




ELABORACIÓN

Empezaremos como siempre por poner el horno a calentar a 160ºC calor arriba y abajo. A continuación, derretimos un trocito de mantequilla y con la ayuda de una brocha, vamos untando el molde con la mantequilla, asegurándonos de que queda bien cubierto.

En un bol, pondremos la mantequilla, el azúcar y la leche condensada y batiremos hasta obtener una mezcla cremosa.

Añadimos los huevos de uno en uno y sin dejar de batir, esperando a mezclar perfectamente cada uno de ellos antes de incorporar el siguiente.

Es el momento de mezclar la harina con la levadura. Lo haremos cucharada a cucharada y mezclando perfectamente. Por último, añadimos la sal y volvemos a integrar bien.
Pasamos la mezcla al molde y le daremos unos golpecitos contra la encimera para asegurarnos de que la masa quede sin aire y perfectamente nivelada.


¡Al horno!. Esperaremos unos 35/40 minutos. Sabremos que el bizcocho está listo cuando lo pinchemos con una brocheta y ésta salga limpia.


Dejaremos enfriar en el molde y sobre una rejilla durante 10 minutos y desmoldamos.


Mientras enfría, podemos ir preparando el glaseado.
En un bol ponemos el azúcar glas y vamos alternando una cucharada de zumo y una de leche, mezclando con cuidado y repetiremos esta operación hasta obtener una consistencia cremosa. A mi me gusta más bien líquida para que no quede una capa gruesa pero eso es cuestión de gustos.



Vertemos la glasa por encima y ¡listo!.




Espero que disfrutéis de la merienda tantas veces como seáis capaces porque ¡es un no parar!.





Fuente de la receta: Mi toque más dulce.

Un beso.


Mamen

5 comentarios:

  1. Mamen , como ya llego tarde para la merienda , esperame mañana para el desayuno jajaj, que pinta mas buena , suave y esponjoso
    besinos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué tal el desayuno, Candy?. Espero que te haya resultado tan delicioso como a nosotros, jijijii.
      Un besazo.

      Eliminar
  2. Desde luego te ha quedado con una pinta realemnte apetecible, me llevo un cachito para probarlo, vale?

    besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes repetir las veces que quieras!.
      Un besín.

      Eliminar
  3. Buenísimo, yo lo hice varias veces y tiene mucho éxito en casa, pero los hago con los moldes nordic ware, de diferentes formas porque a los niños les encanta, los conseguí a buen precio en http://www.lecuine.com y la verdad que los he amortizado bastante... Saludos!

    ResponderEliminar