Mis amigos

domingo, 25 de enero de 2015

BUNT CAKE DE LECHE CONDENSADA Y NARANJA

Aún estoy a tiempo de invitaros a compartir conmigo la merienda, acompañada de un delicioso café.



Este bizcocho tiene el aroma inconfundible de la naranja y la esponjosidad que le da la leche condensada. Todo ello, bañado con un glaseado de naranja, hacen de él un bocado exquisito y digno de repetición. ¡Qué os voy a contar que voy por el tercer trozo en menos de una hora!.




Os cuento ahora mismo cómo hacerlo para que no perdáis tiempo en disfrutarlo.


INGREDIENTES

220 g mantequilla sin sal
200 g de harina (yo utilicé la especial para bizcochos)
240 g de leche condensada
4 huevos medianos
100 g azúcar
1 cucharadita de polvo de hornear (Royal)
½ cucharadita de sal
2 cucharadas de zumo de naranja
2 cucharadas de ralladura de naranja

Para el glaseado:

250 g azúcar glas
4 cucharadas de zumo de naranja
4 cucharadas de leche




ELABORACIÓN

Empezaremos como siempre por poner el horno a calentar a 160ºC calor arriba y abajo. A continuación, derretimos un trocito de mantequilla y con la ayuda de una brocha, vamos untando el molde con la mantequilla, asegurándonos de que queda bien cubierto.

En un bol, pondremos la mantequilla, el azúcar y la leche condensada y batiremos hasta obtener una mezcla cremosa.

Añadimos los huevos de uno en uno y sin dejar de batir, esperando a mezclar perfectamente cada uno de ellos antes de incorporar el siguiente.

Es el momento de mezclar la harina con la levadura. Lo haremos cucharada a cucharada y mezclando perfectamente. Por último, añadimos la sal y volvemos a integrar bien.
Pasamos la mezcla al molde y le daremos unos golpecitos contra la encimera para asegurarnos de que la masa quede sin aire y perfectamente nivelada.


¡Al horno!. Esperaremos unos 35/40 minutos. Sabremos que el bizcocho está listo cuando lo pinchemos con una brocheta y ésta salga limpia.


Dejaremos enfriar en el molde y sobre una rejilla durante 10 minutos y desmoldamos.


Mientras enfría, podemos ir preparando el glaseado.
En un bol ponemos el azúcar glas y vamos alternando una cucharada de zumo y una de leche, mezclando con cuidado y repetiremos esta operación hasta obtener una consistencia cremosa. A mi me gusta más bien líquida para que no quede una capa gruesa pero eso es cuestión de gustos.



Vertemos la glasa por encima y ¡listo!.




Espero que disfrutéis de la merienda tantas veces como seáis capaces porque ¡es un no parar!.





Fuente de la receta: Mi toque más dulce.

Un beso.


Mamen

domingo, 30 de noviembre de 2014

CRUMBLE DE MANZANA

Una receta muy sencilla de realizar y que nos ha sorprendido muchísimo. Había visto infinidad de veces por la red recetas de crumble pero siempre las dejaba para algún momento que nunca llegaba hasta que buscando recetas con manzana, volví a encontrarme con ella y ésta vez, me decidí.



La verdad es que no tenía muy claro con qué me iba a encontrar, es un postre totalmente nuevo para mi y tengo que confesar, que nos ha maravillado.



El sabor de la manzana con la canela, es impresionante pero eso ya lo sabemos. Lo que me encantó fue la mezcla de mantequilla, harina y azúcar del crumble. Es espectacular, delicioso, creo que ha sido lo que más me ha gustado.
¡Vamos a prepararlo!

INGREDIENTES
160 g de harina
100 g de azúcar
100 g de mantequilla
1 cucharada de canela
4 manzanas





ELABORACIÓN

Empezaremos por el crumble. Para ello pondremos en un bol la mantequilla a temperatura ambiente, la harina y el azúcar y lo vamos mezclando hasta que nos quede una mezcla arenosa. Metemos en la nevera mientras preparamos el resto.





Ahora vamos con las manzanas. Las pelamos y cortamos en cubitos. 



En una sartén, derretimos un poco de mantequilla y añadimos las manzanas y la cucharadita de canela.



Cocinamos durante 12 minutos a fuego medio. Dejamos enfriar.



Precalentamos el horno a 200º C.

En un molde echamos las manzanas formando la base y, a continuación tapamos la manzana cubriéndola con el crumble.




Metemos en el horno durante 5 o 10 minutos o hasta que se dore. Sacamos y dejamos enfriar.





Fuente de la receta: Petitchef


Un beso.

Mamen

lunes, 24 de noviembre de 2014

TARTA DE MANZANA SUECA

Descubrí esta tarta en el blog de “Bea recetas y más” y me llamó muchísimo la atención, la esponjosidad del bizcocho y que la receta fuera sueca. No lo dudé un segundo, tenía que probarla y aquí la tenéis.




Está impresionantemente sabrosa, un sabor delicioso y muy esponjosa y jugosa.





¡Vamos a prepararla!

INGREDIENTES
3 huevos L
120 ml leche entera
300 g de azúcar
250 g de harina
2 cucharadas colmadas de levadura química
50 g mantequilla derretida
3 manzanas
Canela en polvo
Azúcar glas para decorar

ELABORACIÓN

Como siempre, pondremos a precalentar el horno a 180ºC, calor arriba y abajo, y engrasamos el molde con mantequilla. Yo usé un molde de 25 cm de diámetro.

Pelamos las manzanas y las cortamos en láminas. En una olla o cazuela ponemos agua a calentar. Introducimos las manzanas y esperamos 5 minutos cuando rompa a hervir. Pasado el tiempo, retiramos el agua y reservamos.



Preparamos la masa del bizcocho.

Batimos los huevos con el azúcar en un bol hasta que la mezcla sea esponjosa. Añadimos la leche y la mantequilla derretida y volvemos a batir.

Ahora, utilizando unas varillas manuales, vamos incorporando la harina con la levadura, poco a poco y mezclando bien.

Vertemos la mitad de la masa en el molde, cubrimos la superficie con parte de las láminas de manzana escaladas.



Espolvoreamos con azúcar y canela al gusto.



Cubrimos con el resto de la masa y colocamos una nueva capa de láminas de manzana.



¡Al horno!. Esperaremos unos 50 minutos. Como siempre, cuando el palillo salga limpio, estará listo.
Sacamos del horno y dejamos enfriar en el molde.



Una vez frío, espolvoreamos azúcar glas y canela en polvo, nuevamente.



Ha sido la merienda perfecta para una tarde lluviosa como la que nos ha tocado.




Espero que la probéis.

Un beso.

Mamen


miércoles, 19 de noviembre de 2014

TARTA DE QUESO Y GALLETAS CHIPS AHOY

Vamos a preparar una deliciosa tarta de queso, con un toque de chocolate troceado y galletas. ¡Impresionantemente buena!.



La he hecho con la thermomix porque es rapidísima pero también os digo cómo hacerla por el método “tradicional”, para que no os perdáis esta exquisitez.

INGREDIENTES

400 g queso Philadelphia
500 g nata líquida (con 35 % m.g.)
200 g leche entera
2 sobres de cuajada
150 g azúcar
Caramelo líquido
2 paquetes de galletas Chips Ahoy o similar (300 g)
1 paquete de Chips Ahoy o similiar mini, para decorar.

ELABORACIÓN

Podemos tener el molde caramelizado antes o durante la elaboración de la mezcla. Si lo haces con la thermomix, puedes hacerlo durante el proceso. Si lo haces manualmente, mejor déjalo hecho porque vas a tener que estar removiendo para que no se pegue la mezcla y se integren bien los ingredientes.





Con la thermomix, tardaremos 12 minutos en elaborar la mezcla. Sólo tenéis que introducir la nata, la leche, el queso, el azúcar y los sobres de cuajada y programar 12 minutos, temperata 100ºC y velocidad 3.






Sin thermomix, lleva un poco más de tiempo pero igualmente de fácil.

En un cazo ponemos la nata, la leche, el queso, el azúcar y los sobres de cuajada, que habremos diluído previamente en una taza o vaso con un poco de la leche de la receta y vamos removiendo para que se mezclen bien todos los ingredientes hasta que comience a hervir. Tiene que romper a hervir porque si no lo hace, corremos el riesgo de que no cuaje la tarta. En ese momento, retiramos del fuego.

Ahora vamos a montar la tarta.

Con el molde caramelizado y vertiendo la mezcla sobre el dorso de una cuchara para amortiguar la caída en el molde, verteremos la mitad de la mezcla.




A continuación colocaremos una capa de galletas Chips Ahoy y, con cuidado, verteremos el resto de la mezcla. Volvemos a colocar otra capa de galletas.


Esta es la primera capa de galletas, luego repetimos la operación.

¿Qué puede pasar?, pues que calcules mal la mitad de la mezcla a ojo, como me pasó a mi y a penas hay diferencia entre una capa y otra, aunque también sucede que las galletas tienden a flotar y subir, así que, ¡¡suerte y al toro!! Jajajaja.

Ahora meteremos la tarta en la nevera y esperaremos que se cuaje, mínimo 6 horas aunque mejor de un día para el otro.
Para desmoldar, con la ayuda de un cuchillo iremos despegando la tarta del molde, colocamos un plato encima y volteamos con cuidado.



Decoramos con las galletas mini y ¡¡lista para disfrutar!!.





Espero que la probéis. Yo os dejo un trocito.






Un beso.

Mamen