Mis amigos

martes, 19 de abril de 2016

GARBANZOS CON LANGOSTINOS

¡Muy buenos días! Hoy os traigo un plato de cuchara que tanto nos gustan en casa y que todavía no habíamos probado.  La verdad es que nos ha encantado y ha pasado a engrosar mis recetas “habituales”.





Sí es cierto que este plato necesita un punto “alegre” que le da la guindilla pero que yo no le he añadido porque uno de los comensales era mi hijo, por lo que no quise arriesgarme a que picase lo más mínimo. Tiene un gusto muy delicado con este tema. Así que, una vez servido, le echamos mi marido y yo unas gotas de tabasco y ¡cómo cambia la cosa!

La receta se la vi hace tiempo a Aurora, de “A comery a callar” y tengo que decir que, como siempre, sus recetas resultan deliciosas. ¡Gracias!

Pues nada, me dejo de rollos y… ¡al lío!:

INGREDIENTES (4 personas)
½ Kg de garbanzos, puedes utilizar de bote ya cocidos aunque yo los cocí previamente con la olla express.
700 ml de fumet
1 cebolla pequeña
½ pimiento verde
Una lata pequeña de tomate natural pelado, puede ser entero o triturado. También puedes utilizar 2 tomates maduros y rallarlos.
4 dientes de ajo
1 rebana de pan
AOVE
½ cucharadita de pimentón dulce
1 guindilla (opcional)
Perejil y sal





ELABORACION
Los garbanzos los dejé a remojo con agua la noche anterior, los pasé a la olla express y los cubrí con agua y los puse a cocer.

Mientras, fui preparando el fumet. Para ello me ayudé de la thermomix que para estas cosas, es muy cómoda.

Lo primero es pelar los langostinos y reservar las pieles y las cabezas. Echamos 30 gramos de aceite. Programamos 2 minutos a temperatura Varoma y añadimos las cabezas y pieles. Programamos otros 3 minutos, misma temperatura, velocidad 1. Añadimos 400 gr de agua y volvemos a programar, ahora 4 minutos, a 100ºC, velocidad 4. Una vez hecho, colamos, añadimos agua hasta completar 700 cm3 y reservamos.

Si no tienes thermomix, en una cazuela echas un chorrin de aceite y refríes las cabezas y pieles de los langostinos, añades agua y lo dejas cocer diez minutos.

En una cazuela, echamos aceite y freímos la rebanada de pan y doramos los ajos. Cuando estén, lo sacamos y pasamos al mortero para pisarlo bien, añadiendo perejil picado y sal.



Aprovechando el mismo aceite, ponemos la cebolla y el pimiento y esperamos a que se pochen. 





Una vez estén, añadimos el tomate natural pelado y mezclamos bien para que se vaya deshaciendo. Si utilizas tomates, rállalos e incorpóralos en este momento. 





Dejamos que se haga un rato más y lo trituramos todo con la batidora.




Es el momento de incorporar el fumet, el pimentón y el la mezcla de la rebanada de pan con el ajo, perejil y sal. 







Cuando comience a hervir, añadimos los garbanzos y la guindilla (recomendable para darle “alegría”). Rectificamos de sal si fuera necesario.





Dejamos que cueza todo unos diez minutos y dos minutos antes de cumplir el tiempo, añadimos los langostinos.





Esperamos un par de minutos antes de servir.




¡A disfrutar de la comida!

Un beso

Mamen




martes, 22 de marzo de 2016

TORRIJAS


Hoy comparto con vosotros una receta típica de las fechas en las que estamos y que, además de fácil, es deliciosa. Además, sirve para aprovechar el pan que va quedando y así, no desperdiciamos nada.




INGREDIENTES

Rebanadas de pan del día anterior
150 g Azúcar
500 ml Leche
Canela en rama y en polvo
2 Huevos
Piel de un limón





ELABORACIÓN

En un cazo calentamos la leche con la canela en rama y la piel del limón. Esperamos que rompa a hervir y apartamos.





En este momento, añadimos 100 g de azúcar y removemos para que se integre bien. Dejamos enfriar.

Cortamos el pan en rebanadas de unos 2 cm de grosor.

Colamos la leche, quitando la canela y la piel del limón, en una fuente o un recipiente donde podamos ir mojando las rebanadas.





Vamos mojando las rebadas y las vamos pasando a un plato o bandeja con papel de cocina para que absorba el exceso de leche.





Batimos los huevos y ponemos a calentar una sartén con abundante aceite de girasol o de oliva suave. Cuando esté caliente, vamos pasando las rebanadas por el huevo y de ahí, a la sartén hasta que se doren bien por ambas caras.









Colocamos el pan sobre papel de cocina para quitarle el exceso de aceite y esperamos que se templen.




En un plato o fuente pequeña, ponemos 50 g o 100 g (esto depende de la cantidad de rebanadas que hagáis) con una cucharita de canela y mezclamos bien.
Rebozamos las torrijas en esta mezcla.





Listas para disfrutar, con un buen café o infusión.







Quiero expresar mi más sentido pésame para todas las familias de las víctimas del atentado de esta mañana en Bruselas y de las fallecidas en el accidente de autobús en nuestro país. Horrorosas pérdidas difíciles de superar...

Un beso.


Mamen